Search

Sonrisa Interior para la apnea y la natación


La sonrisa interior es una de las prácticas más conocidas del Qi Gong, arte curativo de la tradición medica oriental. A través de la sonrisa, dirigida a los órganos y las glándulas endocrinas, podemos armonizar sus funciones, y además nos permite desarrollar una mayor escucha interna.


Cuando sonreímos, nuestro cuerpo produce las hormonas “de la felicidad” (endorfinas, dopamina y serotonina) que nos ayudan a disminuir el estrés, bajar la frecuencia cardíaca y nos proporcionan la calma que requiere la práctica de la apnea.


Evidentemente, la sonrisa interior también nos puede ayudar para sostener el esfuerzo físico y emocional en otras disciplinas corporales, como la natación, y en realidad para cualquier situación en la vida que nos suponga un reto o una dificultad.


¿En qué consiste la práctica taoísta de la sonrisa interior?


Hay algunos elementos clave que te pueden ayudar a despertarla.

  • Visualizar y sentir con el máximo de detalles sensoriales una situación agradable, o conectar con un paisaje de la naturaleza en el que te sientes acogido, feliz.

  • Conectar con la zona del tercer ojo y situar en ella una luz brillante como la del sol o la de una estrella que ilumina tu corazón y tu cara con una sonrisa.

  • Sentir en tu corazón la fuente de gratitud y amor, y dejar que suba esta energía hacia el gesto de sonrisa en tu cara (en la comisura de tus labios y en tus ojos).

Si estos elementos no son suficientes, también puedes:

  • Visualizarte a ti mismo o a alguien querido delante de ti sonriéndote; esto despierta el “reflejo de espejo”.


Una vez sientas de una manera genuina la sonrisa en tu corazón y en tu rostro, puedes enviarla a cada músculo de tu cuerpo, como una caricia amorosa. Si practicas apnea puedes dirigirla especialmente hacia los pulmones y el corazón.

Gracias a la propiocepción, cuando sonreímos nuestro cerebro recibe el mensaje de los músculos de la cara y se sintoniza con ese bienestar, produciendo una cascada de hormonas saludables para todo el cuerpo.


Te animo a experimentar:

  • Inspira y, reteniendo el aire en tu interior, en apnea, cuenta hasta 10, 20 o 30 segundos antes de volver a exhalar. Luego toma tres respiraciones profundas para oxigenarte de nuevo. ¿Cómo te sientes?

  • Haz el mismo ejercicio practicando la sonrisa interior desde el principio hasta el final y observa la diferencia.


Una curiosidad: ¿Te has preguntado cuántas veces al día sonríes?


Xènia Ros

0 views

ContactE

Llançà

l'Alt Empordà

 

mar@sommar.cat

  • YouTube
  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon

© 2020 per Som Mar

Proudly created with Wix.com